lunes, 4 de abril de 2011

MEDICIÓN DE TEMPERATURA, TERMÓMETRO DE MERCURIO



Foto: ecologiaverde.com

Un termómetro de mercurio es un tipo de termómetro que generalmente se utiliza para medir la temperatura del ambiente o entorno exterior. El mercurio de este tipo de termómetro se encuentra en un bulbo reflejante y generalmente de color blanco brillante, con lo que se evita la absorción de la radiación del ambiente. Es decir, este termómetro toma la temperatura real del aire sin que la medición de ésta se vea afectada por cualquier objeto del entorno que irradie calor.

Alrededor del año 1714 fue Daniel Gabriel Fahrenheit quién creó el termómetro de mercurio con bulbo, formado por un capilar de vidrio de diámetro uniforme comunicado por su extremo con una ampolla llena de mercurio.

El mercurio o azogue es un elemento químico de número atómico 80. Su nombre y símbolo (Hg) procede de hidrargirio, término hoy ya en desuso, que a su vez procede del latín hidrargirium y de hydrargyrus, que a su vez proviene del griego hydrargyros (hydros = agua y argyros = plata).

El mercurio es un metal pesado plateado que a temperatura ambiente es un líquido inodoro. No es buen conductor del calor comparado con otros metales, aunque es buen conductor de la electricidad. Se alea fácilmente con muchos otros metales como el oro o la plata produciendo amalgamas, pero no con el hierro. Es insoluble en agua y soluble en ácido nítrico. Cuando aumenta su temperatura por encima de los 40 °C produce vapores tóxicos y corrosivos, más pesados que el aire. Es dañino por inhalación, ingestión y contacto, se trata de un producto muy irritante para la piel, ojos y vías respiratorias.

El sistema nervioso es muy sensible a todas las formas de mercurio. El metilmercurio y los vapores de mercurio metálico son más nocivos que otras formas, ya que más mercurio en estas formas llega al cerebro. La exposición a altos niveles de mercurio metálico, inorgánico, u orgánico puede dañar permanentemente el cerebro, los riñones y al feto en desarrollo. Efectos sobre el funcionamiento del cerebro puede manifestarse como irritabilidad, timidez, temblores, cambios en los problemas de visión o audición, y la memoria.

La exposición a corto plazo a altos niveles de vapores de mercurio metálico puede causar efectos que incluyen daño a los pulmones, náuseas, vómitos, diarrea, aumento de la presión arterial o del ritmo cardíaco, erupciones en la piel e irritación ocular.

Los efectos nocivos del mercurio que pueden ser transmitidos de la madre al feto, e incluyen daño cerebral, retraso mental, falta de coordinación, ceguera, convulsiones e incapacidad para hablar. Los niños con envenenamiento por mercurio pueden desarrollar problemas en sus sistemas nervioso y digestivo y daños renales. Desde 2009, los termómetros de mercurio están prohibidos, puesto que son altamente perjudiciales para la salud y para el entorno.

Aunque se podrán seguir usando los que ya tenemos en nuestros hogares, se prohíbe fabricar nuevos, así como vender este producto.
La Unión Europea ha aprobado la prohibición de los termómetros de mercurio en todo el territorio comunitario para tratar de evitar el riesgo que el tóxico metal pesado representa para los humanos y el ecosistema. Con la puesta en marcha de esta medida, las autoridades advierten que, si se rompe o ya no se quiere utilizar uno de estos instrumentos, debemos acudir a puntos concretos de recogida y no tirarlos a la basura.

El mineral más importante del mercurio es el cinabrio, cuyas mayores reservas mineras se encuentran en España, en la localidad de Almadén (Ciudad Real). Un tercio del metal líquido consumido por la humanidad a lo largo de su historia ha salido de las entrañas de Almadén.

Ante la prohibición de la comercialización y exportación de mercurio de las minas de Almadén en el seno de la UE, como medida alternativa, España está planteando ser el referente internacional en el almacenamiento seguro del mercurio, sobre todo para los Estados miembros de la UE, pero también para otros países que lo están eliminando progresivamente.


Fuentes consultadas:
Wikipedia.
educared.
euroefe.com.

Propuesta de actividad:

La Comisión Europea (CE) reconoce que, pese a la prohibición de los termómetros de mercurio, no existen demasiadas alternativas a éstos. Busca información en Internet acerca de otros instrumentos que permitan medir la temperatura sin emplear mercurio.

9 comentarios:

  1. L.C.L. 2ºD
    http://www.sabelotodo.org/termicos/medirtemperatura.html
    en esta aparecen unos cuantos

    ResponderEliminar
  2. J.A.S.A. 2ºE (Nº21)
    Me parece muy acertado que hayan prohibido la venta de termómetros de mercurio porque son muy tóxicos , nocivos para la salud, y muy contaminantes para el medio ambiente.Las personas que tienen un termómetro de mercurio en casa no son conscientes de lo peligroso que sería si se rompiese. Hace años que existen los termómetros digitales para medir la temperatura.

    ResponderEliminar
  3. Soy Claudia García y para medir también la temperatura sobre lo que pides hay también un termómetro digital que no es de mercurio :)
    Y me parece muy bien la eliminación del termoemetro de mercurio por ser peligroso
    :)

    ResponderEliminar
  4. María Hortensia Frutos Belmonte 2ºD
    La idea de prohibir los termómetros de mercurio me parece bien porque de esa manera los seres humanos podemos evitar el riesgo de padecer enfermedades,etc. Hay otras maneras que no son dañinas para el ser humano de tomarse la temperatura, por ejemplo con un termómetro digital.
    Puedes encontrar mas información sobre el mercurio en:
    blog-medico.com.ar
    atsdr.cdc.gov
    buenastareas.com
    consumer.es

    ResponderEliminar
  5. Ángela Espín Veracruz12 de abril de 2011, 17:03

    Un termómetro de mercurio es un tipo de termómetro que generalmente se utiliza para medir las temperaturas del ambiente o entorno exterior. El mercurio de este tipo de termómetro se encuentra en un bulbo reflejante y generalmente de color blanco brillante, con lo que se evita la absorción de la radiación del ambiente. Es decir, este termómetro toma la temperatura real del aire sin que la medición de ésta se vea afectada por cualquier objeto del entorno que irradie calor.

    Alrededor del año 1714 fue Daniel Gabriel Fahrenheit quién creó el termómetro de mercurio con bulbo, formado por un capilar de vidrio de diámetro uniforme comunicado por su extremo con una ampolla llena de mercurio. El conjunto está sellado, y cuando la temperatura aumenta, el mercurio se dilata y asciende por el capilar. En 1724 Fahrenheit finalizó su escala termométrica, la cual quedó plasmada en sus Philosophical Transactions. Si quereis saber mas información sobre el mercurio, aquí os dejó un par de páginas:

    http://www.lenntech.es/periodica/elementos/hg.htm


    http://www.atsdr.cdc.gov/es/toxfaqs/es_mercmetal5.html

    ResponderEliminar
  6. Angela García Carrillo.

    El termometro es una herramienta diseñada por el hombre para medir la temperatura... Normalmente y hasta hace algún tiempo los más utilizados han sido los de mercurio, pero este elemento es muy contaminante para el medio ambiente, de ahí que los más utilizados ahora sean los digitales y los de alcoho, aunque estos últimos son más utilizados para captar y medir las temperaturas mediambientales.

    ResponderEliminar
  7. Maestroo tienes qee ver mi bloggg! :) jajaj esta xulisimo :)

    ResponderEliminar
  8. Bueno, como alternativas al termómetro de mercurio se barajan termómetros de:

    Alcohol rojo-azul.
    Digitales-electrónicos.
    Galinstan (Ga, In, Sn).
    Flexibles frontales o del canal auricular en menores de un año.


    Buen trabajo.

    Claudia, ánimo con tu blog.

    ResponderEliminar
  9. Maestro q pasaria si el termometro de mercurio estuviese en la antartida por enero??

    ResponderEliminar